Estudiar arquitectura va más allá de obtener una herramienta para abrirnos paso en la vida. Además de permitirnos ejercer una profesión de nuestro agrado, esta disciplina implica la responsabilidad de crear los espacios vitales para el hombre, donde pueda satisfacer su necesidad de habitación, desarrollo, convivencia y también sus necesidades estéticas.

Si estás interesado en cursar la carrera de arquitectura, es importante que estés seguro de ello y de lo que implica, tanto en tu desarrollo profesional, como en tu labor ante la sociedad, el medio ambiente y espacio que te rodea.

Para advertir si posees las aptitudes e intereses que un futuro arquitecto debe tener, considera si te identificas con aspectos tan sencillos como:

-En los trabajos escolares me gusta más detallar su presentación y aspecto visual

-Cuando salgo de vacaciones, lo primero que llama mi atención son las construcciones locales

-Tengo curiosidad por ver cómo funcionan las cosas en mi casa

-Me siento más a gusto creando, que socializando

-Soy fan de las nuevas tecnologías

-Me gusta que mi trabajo tenga un fin práctico y no solo para lucirlo

-No soporto la tentación de arreglar los desperfectos en el hogar

-Disfruto y me va muy bien en la clase de dibujo técnico

-Resuelvo los problemas de un modo lógico y metódico. Soy enemigo de la improvisación

-Siempre he sido bueno haciendo maquetas y manualidades

-Tengo facilidad para venderle mis ideas a los demás

-Nunca desaprovecho la oportunidad de aprender

-Me llama la atención el arte



Si has respondido afirmativamente todos estos puntos, ¡felicidades! Tienes las aptitudes básicas para cursar la carrera de arquitectura . Y si deseas saber más sobre la carrera de arquitectura, te invitamos a ponerte en contacto con Universidad de Celaya .